No hay ninguna duda de que esta situación va a tener consecuencias para la gran mayoría de las empresas, pero puede ser el momento para darnos cuenta y tomar medidas preventivas y de choque que eviten resultados negativos.
Evidentemente, lo que más preocupa es el descenso de beneficios y las pérdidas que se puedan tener, en esta situación es importante analizar qué información tenemos y ver qué medidas podemos adoptar.
Estas medidas pueden estar enfocadas a dos tareas principalmente: Por un lado, analizar mis números y ver qué acciones puedo llevar a cabo y, por otro lado, puede ser una oportunidad para adelantar tareas para las que no solemos tener mucho tiempo y establecer estrategias para un futuro.

Os detallo algunos ejemplos de lo que se podría hacer, aplicables o no dependiendo del tipo de negocio:

  • Analizar los tipos de gastos y aprovechar para optimizar su gestión. Tal vez se está incurriendo en un gasto innecesario o bien que pueda disminuirse.
  • Analizar el histórico de ventas y ver qué consecuencias tiene que disminuyan en este periodo.
  • Analizar qué tipo de producto/servicio es el que más margen aporta y potenciar su venta de cara al futuro.
  • Saber qué gastos tienes por tener el local abierto y calcular la venta mínima para cubrirlos y el momento en el que se produce (tal vez compense cerrar a horas determinadas)
  • Analizar si existe la posibilidad de dar un tipo de servicio on line, tal vez pueda surgir una nueva oportunidad de negocio (por ejemplo, en gimnasios se pueden grabar entrenamientos y enviarlos por wasap para hacerlos en casa).
  • Analizar la tesorería y ver en qué periodo se puede comenzar a tener problemas. Puede ser el momento de empezar a negociar aplazamientos de pago.

En resumen, se trata de analizar y controlar el plan estratégico anual y ver qué medidas se van a tener que adoptar para que la empresa se adapte a esta situación, en cuanto a todas las variables relacionadas con el negocio (ventas, gastos, inversiones, tesorería).

Para ambos casos, es necesario tener información y datos relevantes de la empresa, si no se tiene es complicado poder tomar las decisiones. Se necesitan datos históricos, presupuestos y datos reales para que, haciendo comparaciones, análisis y previsiones de escenarios, podamos tomar, ahora, las decisiones adecuadas que permitan la supervivencia del negocio.
Lo aconsejable, no esperar a tener un problema para conocer los datos de tu empresa con el mayor detalle posible y adecuado a tus necesidades y tipo de empresa, sino prevenir y hacer que el impacto negativo sea menor.

Si quieres adelantarte y comenzar a tomar medidas ya, ponte en contacto conmigo. La primera consulta es gratuita.